Traductor / Translate

domingo, 30 de diciembre de 2012

El regalo de Santa Claus


Allá en el polo norte, en una pequeña isla de hielo a la que ningún hombre, mujer o niño se puede acercar, se encuentra la aldea de los duendes de la Navidad.

En esta pequeña aldea todo es especial: los arboles, las casas, los dulces y hasta las luces que adornan la ciudad.
Descargada desde Google

-¿Y porque es tan especial? Quizás te preguntaras. Bueno, eso es un secreto que ahora te voy a revelar; pero me tienes que prometer que a nadie se lo vas a contar.

Este bello lugar esta hecho de una magia muy especial: La ilusión de los niños que aún creen que Santa existe de verdad.

Santa es un hombre bueno y sabio, al que le gusta repartir miles de regalos.


Recorre el mundo en su gran trineo rojo, surcando las nubes con la ayuda de unos renos maravillosos.
Descargada desde Google

Más esta Navidad, los duendes que son bastantes avispados, se han dado cuenta de que todos los años pasa algo muy extraño:

¡Y es que a Santa nunca le hacen ningún regalo!

Los duendes y los renos se reúnen en secreto, para no molestar a Santa que ahora esta durmiendo.

-¿Qué podemos hacer?- pregunta un duende algo gordito.

-Hacerle un regalo que sea útil y bonito- responde otro más alto y delgadito.

-¿Un bastón?
-¿Un albornoz?
-¿Una peluca o un saxofón?

Todos proponen muchos regalos; pero ninguno parece ser el más adecuado.

Rudolf que conoce muy bien a Santa, comenta a los duendes que ese tipo de regalos a su amo no le hacen falta.

-Debe ser un regalo hecho de corazón, con el que demuestren todo su amor.

Los duendes piensan y piensan, hasta que a todos les da dolor de cabeza.

Más pronto, a un joven duende, de mil años de edad, se le ocurre una idea fantástica  y genial.

Todos le aplauden sin excepción y se ponen manos a la labor.

Un par de días después de Navidad, cuando Santa ya ha descansado y se puede levantar. Encuentra a los pies de su cama una pequeña caja roja y dorada.

La abre muy emocionado y ahora puede ver cual es su regalo:

Es una pequeña bola de cristal, igual a las que puedes encontrar en un árbol de Navidad.

Pero por supuesto que no es como las demás:
PATRICE  A. BLANCO (C) 2013
http://www.petalosdeluzparati.blogspot.com/

Cuando Santa agita la bola de cristal una risita se puede escuchar.

Acto seguido, uno por uno aparecen las voces de miles de niños, dando las gracias a Santa por los regalos recibidos.

Santa da las gracias a los duendes por tan grandioso presente y todos muy felices se ponen a trabajar, para preparar los regalos de la siguiente Navidad.

Fin


 Rocío Cumplido




Safe Creative #1212304262919

4 comentarios:

Elizabeth Segoviano dijo...

Awww! que cuento más encantador Rocío!!! tan lleno de magia y ternura y originalidad.... es magnífico!!!! y la manera en que lo haz escrito! al leerse, en especial en voz alta tiene un ritmo maravilloso!!! enhorabuena nena!! y feliz año nuevo :D xoxo, eliz

Roro dijo...

Muchas gracias por tu comentario. Me alegra muxisimo que te haya gustado. Gracias por pasarte a leer. xoxo

Martha Molina dijo...

Se lo leeré a mi sobrina de 4 años, me ha encantado mucho.

Patrice Blanco dijo...

Me encantó tu cuento desde que lo leí por primera vez, es muy tierno. Es un honor que lo acompañes con la ilustración que realicé con tanto cariño. Ojala letras y colores recorran el mundo y lleguen al corazón de muchos niños!
Felicidades por tu don literario!
Un fraternal abrazo desde el fin del mundo!

Publicar un comentario