Traductor / Translate

domingo, 2 de julio de 2017

De donde vienen los cuentos

En cuanto sonó la campana Julián salió corriendo de clase, estaba deseando enseñarle las notas a su madre. Ella le había prometido que si lo traía todo limpio le compraría un cuento para leer durante el verano.

 —Julián has aprobado por los pelos… ¿de verdad crees que te mereces un premio?— preguntó enfadada.

—Tú no dijiste nada de sacar notas altas mamá— respondió el niño poniendo cara de yo no he sido—. He cumplido mi parte del trato, ahora te toca a ti cumplir la tuya.

Y así,  con el dinero en el bolsillo, Julián entró en la librería para perderse entre las historias de fantasía.


— ¿Qué aventuras viviré esta vez?— se preguntaba mientras leía los títulos—. ¿La isla del tesoro? ¿Para luchar con los piratas y quedarme con su oro?— ¿o quizás Alicia en el país de las maravillas? ¡Así podría hacer el tonto con el sombrerero loco!

 
Descargada desde Google
En ese momento, unos libros cayeron al suelo y lo sacaron de su atontamiento. Las estanterías empezaron a temblar y Julián se asustó de verdad. Parecía como si un gigante estuviera andando por los pasillos a zancadas, tropezando con todo lo que se encontraba.

Como a Julián nunca le enseñaron que la curiosidad mató al gato, se atrevió a asomar la cabeza al pasillo de al lado y  averiguar quién armaba tanto escándalo.

— ¡Si no lo veo, no lo creo!— gritó al descubrir en medio de ese pasillo a un gigantesco dragón que estaba leyendo un libro.

El dragón al verse descubierto, corrió hacía el niño. Muerto de miedo Julián se cayó al suelo, cerró los ojos y todo se volvió negro.

 
Descargada desde Google
Al cabo de unas horas Julián despertó. Había dormido sobre un enorme cojín de lana y alguien, no sabía quién, le había tapado con una manta.

— ¡Ya era hora de que despertaras!— dijo una voz a su espalda—. Empezaba a pensar  que te había lanzado un hechizo una bruja malvada.

Julián se giró despacio para ver quién le estaba hablando y allí, sentado en un viejo sillón estaba el dragón.  El dragón se tapó los oídos pensando que el niño iba a gritar como un descosido; pero no lo hizo. Julián observó a  aquella gigantesca criatura y por algún motivo que no lograba entender sus enormes ojos, sus impresionantes alas y sus afilados dientes ya no le daban ningún miedo.

— Siento haberte asustado— se disculpó el dragón—. Me sorprendió mucho que pudieras verme. Se supone que soy invisible. ¡Vaya que mal educado soy, ni siquiera me he presentado! Soy Rimaldy, el guardián de la biblioteca de la Luna.

— ¡¿Estoy en la Luna?!

Con la ayuda del dragón Rimaldy, Julián miró a través de una gran ventana: las estrellas brillaban en la noche eterna y en medio de todas ellas, un pequeño planeta llamado Tierra flotaba en la oscuridad. Cuando el pequeño Julián salió de su asombro, el dragón le invitó a dar un paseo por la biblioteca y enseñarle las historias que esperan ansiosas a que alguien las lea.

— Rimaldy.... ¿Quién te puso ese nombre tan raro? — preguntó  el niño, mientras caminaban por un largo pasillo lleno de libros.

— Yo mismo lo elegí— contestó el dragón—. Lo leí una vez, en uno de los libros brillantes.
Julián no entendía nada. — ¿libros que brillan?.... ¿un dragón que habla?.... ¡Creo que me estoy volviendo majara!

Al cabo de un rato, llegaron a una enorme sala. Había cientos de miles de libros y todos brillaban. Algunos de los libros parecían muy inquietos, como si fueran a salir volando en cualquier momento.

 
Descargado desde Google
Mientras Julián observaba el espectáculo anonadado, Rimaldy le explicó que cada vez que un niño o niña nace en la Tierra, un libro brillante aparece en la biblioteca. Un  libro donde quedarán por siempre escritos sus sueños y fantasías: historias que nunca pasaron, cuentos que se inventaron una noche de verano e incluso, bromas que planearon para hacer enfadar a sus hermanos.

—Cuanto más brilla un libro, más viva es la imaginación de ese niño— afirmó Rimaldy.

— ¿Y por qué esos libros no brillan como los demás?— preguntó Julián señalando con el dedo  una montaña de libros que estaban olvidados en un rincón oscuro, casi escondidos.

Rimaldy miró con tristeza a los libros. — Porque esos niños ya se han hecho grandes y  no les gusta imaginar como antes.

Julián cogió uno de los libros y lo abrió. Entre sus páginas estaban escritas  historias fantásticas de una princesa que se convierte en hada,  una bruja malvada que se transforma en rana y un superhéroe que ha perdido su capa.

— ¡Estos libros son impresionantes!—exclamó Julián—. ¿Por qué están en el suelo tirados?

—Porque ya no queda espacio— respondió Rimaldy señalando a las estanterías llenas de libros—. La biblioteca no es muy grande y cada día aparecen más y más  libros brillantes. ¡Ya no sé dónde los voy a poner! No puedo tirarlos. Si lo hiciera, la sonrisa de ese niño o niña se perdería y se convertiría en una persona triste toda la vida.
Descargado desde Google

Mientras el dragón Rimaldy intentaba colocar en las estanterías unos libros brillantes que acababan de llegar, Julián se quedó sólo en la gran sala, ojeando los libros que no brillaban.

 — ¡Estas historias son una pasada!—pensó el niño—. Es una pena que se queden aquí olvidadas. Si los niños las conocieran, si pudieran leerlas o alguien se las contara.

Y de repente, como si un hada  le hubiera golpeado muy fuerte en la cabeza con su barita mágica, a Julián se le ocurrió una idea fantástica.

Sin perder el tiempo, Julián buscó a Rimaldy entre los pasillos de la biblioteca para contarle su plan.

— ¡Esa idea parece sacada de un cuento de hadas!— se burló el dragón—. Pero creo que con una pizca magia y algo de valor  ¡puede ser una gran solución!

Emocionados por lo que estaban a punto de hacer, el dragón Rimaldy y Julián recorrieron los pasillos de la biblioteca, recogiendo los libros que no brillaban y guardándolos en un saco.

Un poco asustado Julián se subió a lomos de Rimaldy, se agarró con fuerza a sus escamas y antes de darse cuenta estaban volando entre las estrellas, directos al planeta Tierra.

Cuando llegaron al primer pueblo, Rimaldy le hizo una señal a Julián. El pequeño nervioso sacó uno de los libros del saco, lo abrió y sopló muy fuerte sobre sus páginas. De repente,  las historias salieron del libro y se convirtieron en polvo de hadas, cayendo sobre las casas.
Descargado desde Google

— Ahora estás historias entrarán en la imaginación de esos papás y mamás que duermen: transformándose en cuentos, que contarán  siempre a  sus hijos, sobrinos y nietos— explicó Rimaldy contento.

Cuando terminaron de transformar todos los libros,  Rimaldy llevó a Julián a  casa:

— ¡Guau menuda aventura!—exclamó el niño—. ¿Podemos volver a hacerlo mañana?

— No Julián, ese ahora es mi trabajo— respondió el dragón—. Tienes que irte a dormir. Mañana no recordarás nada de esto y pensarás que todo ha sido un sueño.

A la mañana siguiente Julián no recordaba nada sobre Rimaldy, la biblioteca, ni los libros brillantes. Sin embargo, durante el desayuno su papá le contó que tuvo un gran sueño, sobre el lugar de donde vienen los cuentos.

FIN



Rocío Cumplido González


Safe Creative #1706182636776

PODEIS LEER ESTE CUENTO EN LA REVISTA BULEVAR JULIO 2017

2 comentarios:

Elizabeth Segoviano dijo...

Dios Mío!!! que belleza de cuento, me has tenido leyendo a súper-velocidad porque ya queria saber que hacía Rimaldi además los dragones son mis favoritos y me he devorado el cuento ES UNA MARAVILLA!!! eres la mejor, no hay más Rocío!

Roro dijo...

Muchas gracias por tu comment Liz!!

Publicar un comentario