domingo, 4 de febrero de 2018

# Claud # Cuento Febrero

Habrá una vez...

Esta historia que ahora vas a leer, no la empezaré escribiendo “Erase una vez…” Porque esta historia aún no ha pasado; pero se hará realidad en un futuro muy lejano.
Habrá una vez, dentro de muchos años, un increíble circo que recorrerá el planeta de cabo a rabo. Los artistas que allí trabajarán, no serán personas de carne y hueso. Serán robots hechos con trastos viejos.

El circo se llamará “Sonrisa Eterna” y conseguirá que por un rato, adultos y niños olviden sus problemas.
Descargada de Google

Sin embargo, cuando se apaguen las luces y el público se vaya, el circo se oscurecerá, todo se volverá triste y las sonrisas desaparecerán.

Y todo será por culpa del señor Arlen. El creará el circo y construirá a los artistas con las piezas de los electrodomésticos viejos que algún día tirarás.

Los creará para que hagan solo una cosa y nada más. Unos serán trapecistas y solo podrán saltar. Otros serán payasos, solo lanzarán tartas a algún despistado. Algunos serán músicos que sólo un instrumento podrán tocar y el resto… el resto solo servirá para montar y desmontar la carpa en cada ciudad. Ninguno será libre. No les estará permitido tener personalidad, ni sueños que alcanzar.
Descargada desde Google

Pero todo eso cambiará cuando Claud, un robot cuyo único trabajo será recoger y guardar los bártulos de los demás, descubra que es diferente, que es especial.

Nadie se dará cuenta de que Claud saldrá del taller del señor Arlen con un defecto de fábrica. Será un robot al que le falte un tornillo. A causa de esto sentirá curiosidad, querrá hacer mil cosas y aprender mil más.

Cuando por las noches el resto de robots estén recargando sus pilas, Claud saldrá a escondidas. Cogerá “prestado” un libro de la biblioteca del señor Arlen y se ocultará para leerlo sin que se entere nadie.

Entre las páginas de esos libros, descubrirá que hay otro mundo más allá del circo. Leerá historias con finales tristes y otros felices; pero en los que al final alguien simplemente sonríe.
Descargada desde Google

Una noche, movido por su curiosidad, entrará en la carpa musical. Allí se encontrará con Lid, un robot bailarina. Sin saber que lo miran, el robot danzará al ritmo de una música prohibida, realizando pasos de bailes que no le estarán permitidos, porque el señor Arlen se lo tendrá prohibido.

En medio de una pirueta, Lid notará que hay alguien más en la tienda. Intentará actuar con normalidad, alzando los brazos y girando sobre las puntas de sus pies, como el señor Arlen le dirá que tiene que hacer.

— ¿Te falta un tornillo como a mí?—preguntará Claud, acercándose a la jaula donde Lid estará encerrada.

— ¡No te chives de mí, por favor!—suplicará el robot—. Si el señor Arlen se entera me destruirá ¡y me venderá como chatarra en otra ciudad!

Claud le prometerá que ni a una mosca se lo contará; pero sentirá tanta lastima por Lid, qué pensará en un plan para sacarla de allí.
Descargarda desde Google

Con algo de ingenio y tesón, Claud convencerá al señor Arlen para que Lid salga a bailar en la siguiente función. Le dirá que el robot dará vueltas sin más; al son de una tonta canción que no expresará ningún sentimiento, ninguna emoción.

La noche del gran espectáculo, se apagarán las luces del escenario. Los niños más pequeños lloriquearán asustados. Gritarán… ¡que viene el hombre del saco!

Unos segundos después, las luces se volverán a encender y el público verá a Lid en el centro de la carpa, preparada para empezar su danza. Al otro lado, sentado frente a un viejo piano, Claud tocará los primeros acordes de una canción llena de emociones.

Los pasos de baile de Lid, harán a todos sonreír. Se levantarán de sus asientos y la aplaudirán. Su forma de bailar será sensacional.
Descargada desde Google

Enfurecido, el señor Arlen entrará en la carpa con un hacha, dispuesto a desmontarla. Pero no te preocupes, los demás robots correrán a ayudarla. Detendrán al señor Arlen y lo echarán del circo. Ya no les amenazará más con destruirlos.

¿Porque sabes una cosa? resulta que desde el principio, a todos los robots les faltará un tornillo. Todos tendrán su propia personalidad y sueños que alcanzar; pero solo cuando vean a Lid bailar, sentirán el valor suficiente para luchar.

A partir de entonces, todos recuperarán su libertad. Algunos se marcharán; pero otros como Lid y Claud se quedarán,  para demostrarnos a todos que los sueños se pueden alcanzar.


FIN

Rocío Cumplido González


Safe Creative #1801145383992

2 comentarios:

  1. Vengo del blog de Eliz.
    Me ha encantado tu espacio. Me quedaré por aquí para leer tus textos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rayén. Muchas gracias por tu comentario. Quédate cuanto quieras ;) y disfruta del nuevo diseño del blog.

      ¡Saludos!

      Eliminar